Nosotros


Casabella Rústica es un proyecto que nace en el año 2.006 en una gran ciudad como Madrid, donde los espacios verdes son cada vez más difíciles de encontrar, donde prima el bullicio, las prisas, los atascos, el ladrillo y la polución.

Ese proyecto trata de perfilar un modo de vivir integrado en plena naturaleza, donde se pueda respirar aire sano, donde el tiempo queda detenido en cada rincón o aldea, donde el ver una ardilla trepar un árbol, o un corzo cruzar un sendero, no sea una hecho insólito, sino algo cotidiano. Nuestros crecen con un smartphone en la mano, pero no saben lo que es una liebre, una perdiz, un castaño, un nogal o una seta de cardo.

Somos parte de la naturaleza, de nuestro entorno, y tenemos el derecho y la obligación de conocerlo.

Las casas que vendemos, en su gran mayoría están realizadas de piedra de cantería, colocadas una a una, y selladas con barro en muros que rozan el metro de grosor. Los tejados, de pizarra y madera autóctona.

Familias enteras pasaron años de sus vidas realizando estas fabulosas obras de arte, únicas por la ejemplaridad en el esfuerzo de sus creadores, quienes, en muchos casos debían traer las piedras desde largas distancias con la ayuda de bueyes; únicas también, porque llegará un día en que dejen de venderse, porque serán un auténtico trofeo para los propietarios de cada una de ellas. Ya no se hacen casas así, y ya no se harán nunca más.

Este proyecto pretende recobrar de una manera armónica, los valores y las formas de vivir en plena naturaleza, repoblar aldeas con savia nueva, y regenerar el tejido social perdido durante años por el proceso de abandono progresivo de los pueblos de nuestro país..